16 marzo 2007

.MANIFIESTO: ¡NO A LA INQUISICIÓN!



A.A.: "Opinión pública. Junta de Extremadura.

Congreso de los Diputados.
"Ante los reiterados ataques a la libertad de creación y expresión y la torcida utilización de obras y producciones que el Partido Popular está llevando a cabo como instrumento de confrontación política y electoralista, creemos que ha llegado el momento de denunciar ante la opinión pública este intento descarado y reaccionario de volver a los tenebrosos tiempos de la Inquisición.

Quienes creemos firmemente que los valores fundamentales de una sociedad democrática como es el de la libertad de expresión y creación no pueden ser sometidos y sojuzgados a reglas morales particulares, sensibilidades individuales o criterios subjetivos, debemos rechazar rotundamente este uso interesado que sólo pretende reprimir, controlar, juzgar y sentenciar a ciudadanos y ciudadanas ante el ejercicio de sus derechos. No podemos admitir que quienes se erigen en defensores de una supuesta libertad, utilicen los mismos códigos que el fundamentalismo más recalcitrante y que, lo más grave, aspiren a conformar una sociedad sometida a sus creencias, códigos morales o sensibilidades.

No podemos admitir que criterios farisaicos, basados en la rasgadura escandalosa de vestiduras, en el gesto desmesurado y en el grito desmedido y oportunista, sean los que pretendan gestionar en un futuro nuestra cultura. El desmesurado ataque que en los últimos días está teniendo lugar por parte del Partido Popular contra la Consejería de Cultura de Extremadura, y en el que se utiliza como excusa un trabajo de creación artística, es una prueba más de este intento de volver a las hogueras. Quienes así atacan olvidan conscientemente la trayectoria y la gestión de una institución que siempre ha sido escrupulosa a la hora de defender la libertad de expresión, el respeto a todas las creencias y la tolerancia ante la diversidad de opiniones.

El perfil que están dibujando para aquel o aquellos que tengan en su día la responsabilidad de gestionar la cultura extremeña, se ajusta más al de un Torquemada que al de un político democrático. Porque no estamos dispuestos a callarnos, a volver al silencio y a contemplar de nuevo las hogueras en las que arda la inteligencia, exigimos al Partido Popular que cese estas maniobras reaccionarias y se ajuste a los valores que nuestra Constitución establece.