03 septiembre 2008

Las figuras que escandalizan al clericalismo de Villaviciosa

LTIMA

El Ayuntamiento maliayo ordena retirar el cartel de las fiestas porque algunos vecinos lo tachaban de «pornográfico y anticlerical» 
03.09.08 - 
Villaviciosa contra el vicio
El cartel ya retirado de las calles de Villaviciosa. / E. C.
Millones de personas en el mundo buscan, trabajan, y estudian el arte, un 'peligro social' que tiene ahora mismo dividido a Villaviciosa entera. La culpa la tiene una fiesta, la religión, y un joven llamado Noe Tuero. Todo comenzó con una colaboración entre loable y barata. Como todos los años, el Ayuntamiento buscó a un artista al que encargarle el cartel de las Fiestas del Portal. Sólo había un requisito: no cobrar ni un euro por el servicio prestado. De acuerdo con ello, Noe Tuero, vecino criado en una familia de artistas, se propuso hacer algo tan original como gratuito.
¿Qué es lo más característico de Villaviciosa? «Su arte románico», debió responderse el artista, que buscó inspiración en las iglesias de San Juan de Amandi y de Santa María de la Oliva. Allí encontró figuras piadosas pero también provocativas, en posturas más bien sospechosas. Llevan siglos luciendo en esos templos como en los de media Europa porque antes se hacían las cosas así. En el medievo era frecuente incluir en las iglesias esculturas pequeñas de personas que se tocan, o que enseñan su entrepierna.
«Quería hacer algo jocoso y románico», defiende Noe Tuero, quien tomó aquellas estatuas y las metió en su cartel, eso sí, forzándolas un poco. Un cigarro por aquí, una flor por allá. Cuando el asunto le pareció lo suficiente jocoso y románico, lo envió al Ayuntamiento, y de ahí lo pasaron directamente a la imprenta.
Como un petardo
El escándalo estalló así como un petardo el viernes. Tiendas y bares de la villa fueron acogiendo un dibujo que quería animar a la fiesta y acabó avivando la polémica. «Para un cuadro está muy bien, pero yo no quiero que mis fiestas se anuncien así», comenta con enfado uno de los vecinos. «Tú lo que quieres es que sólo salgan gaiteros, en cuanto te sacan de ahí, no entiendes», le responde otro contertulio, a pie de bar.
El debate saltó de lugares así a la Casa Consistorial, donde el alcalde, Manuel Busto, decidió solventar la papeleta con una retirada masiva. «Es que la gente dice que es anticlerical, pornográfico, y que sale hasta la droga», justifica el regidor.
«Esto es una censura, un atentado a la libertad de expresión», entiende Noe Tuero, ya sin un letrero colgado. Su madre va más allá: «¡Volvemos al franquismo!».
Así es el arte: pintura para calentar la fiesta.

VERSIÓN DEL AUTOR.

Sin embargo, el autor del cartel retirado, Noe Tuero, calificó hoy de "lamentable" la decisión del alcalde, que atribuyó a ignorancia. Dijo que en todo momento respetó las directrices que se le encargaron desde el propio Ayuntamiento, concretamente desde la concejalía de Cultura.

"Busqué hacer algo diferente, original, y todo sin que me pagasen ni un euro, porque me dijeron que no tenían dinero", señaló. Así, explicó que decidió basarse en las figuras de los capiteles de las Iglesias de La Oliva y de San Juan de Amandi, por su originalidad. "Ahora resulta que no les gustan y los ven pornográficos", lamentó el artista.

Noe Tuero señaló que el alcalde le llamó para retirar los carteles y entonces le dijo que era anticlerical, pornográfico, obsceno a la vista y que hacía apología de las drogas. "Increible", dijo Noe Tuero, que señaló que la figura que supuestamente está vendiendo hachís a los ojos de los críticos, está, en realidad, tocando una tablilla musical antigua. Lo mismo ocurre con la figura que está fumando, o la que está tumbada, que se corresponden, según Tuero, con la imagen de los capiteles.

Señaló que esta mañana fue a la basura a recoger carteles para, por lo menos, dárselos a sus conocidos y amigos. Sin embargo, explicó que el alcalde le llamó para decirle que los devolviera, porque tenía miedo que los colgase. "Se los llevé y se los dejé en su despacho", dijo.

"Me he llevado una desilusión con todo esto, se te quitan las ganas de hacer nada", concluyó Noe Tuero.