21 abril 2008

Carta abierta al Cardenal-arzobispo de Sevilla


José María Gallego Leal

Estudiante de Humanidades en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz.

Observatorio laico desde La Isla

21.04.08

“Muamar Gadafi nos dijo que lo peor que podía haber era un persona que no creyera en nada porque no hay puntos de referencia para dialogar con ella. Necesitamos una trascendencia, una persona religiosa siempre tiene un código moral y respeta a las personas. Puede haber cosas con las que no estemos de acuerdo, nosotros no tenemos otro camino que el Evangelio y Jesucristo y precisamente desde el Evangelio tenemos que respetar a los demás y una persona fiel y religiosa siempre tiene un código de conducta moral muy apreciado bajo todos los puntos de vista”.

Carlos Amigo Vallejo —Cardenal-arzobispo de Sevilla—, en declaraciones al San Fernando Información (20 de abril de 2008).

¿Debemos entender los ateos que de estas declaraciones se desprende que, al no creer en un dios, somos lo peor del mundo? Quizá esté malinterpretando las palabras del Cardenal-arzobispo de Sevilla. Pero también puede que no. Si es así, si es que no estoy malinterpretando nada y realmente el Cardenal-arzobispo de Sevilla ha querido decir que no hay nada peor en el mundo que un ateo, considero que como tal es mi deber mostrar mi más profunda indignación y rechazo hacia estas declaraciones.

En primer lugar, el Cardenal-arzobispo de Sevilla debería ver quién es el personaje con el que comparte las palabras lo peor que podía haber era una persona que no creyera en nada: Muamar Gadafi, dictador de un país en el que se vulneran de forma sistemática los derechos humanos y donde no existe respeto para el disidente. ¿Es peor un ateo que el creyente Gadafi?

La historia nos da pruebas suficientes para demostrar que las religiones y las creencias no sólo no han sido un impedimento para cometer los más terribles crímenes, sino que además, en la mayoría de los casos, los han promovido: ¿es peor un ateo por el mero hecho de no creer que los responsables de la Inquisición? ¿Es peor un ateo que los creyentes Hitler, Franco, Pinochet, Bin Laden o Sharon? ¿Es peor un ateo que se manifiesta contra las guerras que un Bush o un Aznar que, amparándose en su dios, perpetran? ¿Es peor un ateo que los curas pedófilos? ¿Qué hay de las guerras de religión? ¿Y de las cruzadas? ¿Qué de los atentados suicidas en nombre de una religión y un dios? Así, replantéese su afirmación y formúlela en forma de pregunta: ¿una persona religiosa siempre tiene un código moral y respeta a las personas?

Con sus palabras el cardenal está condenando al ostracismo a los ateos. Esta vez no nos quemarán en las hogueras como ya hicieran en el pasado: ahora les basta con usar los medios para llevar a cabo su particular cruzada contra los que no creemos en dioses ni nos dejamos llevar por dogmas. ¿Tiene derecho, por otra parte, el Cardenal-arzobispo de Sevilla a hablar de respeto cuando este mismo es negado por la Iglesia católica y las demás religiones a los homosexuales, por citar sólo un ejemplo? Quizá sus Evangelios no lleguen a tanto.

Su lógica no es clara. Ni siquiera es lógica. Cardenal-arzobispo de Sevilla, ¿piensa usted que por creer en un dios ya está libre de cometer cualquier atentado contra el ser humano? Como ya he dicho, la historia, y la actualidad, nos demuestran lo contrario. Pero no sólo eso. A ustedes, los creyentes, poco les importa “pecar”, puesto que creen en un dios que les concederá el perdón y las llaves para una segunda vida, esta vez eterna y feliz. Nosotros, los ateos, no concebimos como usted comprenderá tal cosa. Para nosotros la existencia es aquí y ahora, y por tanto no debe haber lugar para el crimen, puesto que la vida que tenemos es lo más valioso y no tendremos segundas oportunidades. Para esto, nos dotamos inter-subjetivamente, sin necesidad de dogmas supuestamente universales (y mucho menos de dogmas de inspiración divina), de normas para poder ejercer nuestros derechos y deberes como ciudadanos en libertad.

Los religiosos obran creyendo que serán recompensados en otra vida por un dios. Nosotros obramos de forma altruista, valiéndonos la satisfacción del deber cumplido, de haber hecho una buena obra. No necesitamos la recompensa de un dios. ¿Somos lo peor por obrar así? Más bien parece que al contrario, ¿no? Como dijo Einstein, “si la gente es buena sólo porque teme el castigo y espera una recompensa, somos efectivamente un grupo lamentable” (Cita extraída de Richard Dawkins, “El espejismo de Dios”, Espasa Calpe, 2007). Esto me hace pensar, por otra parte, que la existencia de dios es más deseable que probable, pero no es este el tema. El laicismo representaría así una gran altura moral frente a la caridad recompensada del creyente si cabe, porque el laico reconoce el límite de la vida, su finitud.

Pero, ¿qué pretende el Cardenal-arzobispo de Sevilla haciendo esa distinción entre creyente y no creyente. Me tomaré la libertad de citar unas palabras de Maurizio Viroli (sacadas de “Diálogo en torno a la República”, Viroli y Bobbio):

“Si las palabras, como yo considero, tienen un sentido, hablar de creyentes y no creyentes significa aceptar de hecho el prejuicio cristiano de que quien no tiene una fe religiosa no puede tener principios morales firmes ni fe sincera. Es sólo un no creyente”.

Habría que plantearse pues: ¿es necesario ser un creyente para tener unos principios morales o éticos? Es más que evidente que no. Entonces, y repito, ¿qué pretende el Cardenal-arzobispo de Sevilla? Con estas declaraciones parece prestarse a la cruzada del Papa Benedicto XVI contra los ateos (o no creyentes).

El hecho de aceptar un dogma religioso y querer llevarlo al terreno de la moral es otra forma de violencia. Pretender que las creencias personales de unos sean la base reguladora de la sociedad es un ataque a la diferencia y a la vida privada de las personas. Esto ha llevado, por ejemplo y sin ir muy atrás en el tiempo, a que desde la Iglesia católica se haya intentado negar el derecho de las parejas del mismo sexo a casarse y formar una familia.

Sigo con Viroli:

“No hay necesidad de verdades morales absolutas fundadas en una revelación para dar sentido a la vida y al compromiso. Las verdades son aquellas que cada uno siente como verdades morales. Una convicción profunda, aunque no absoluta, puede impulsar a actuar con una gran coherencia y una fuerza comparables a la que posee quien vive de acuerdo con una inspiración religiosa. Si de verdad se cree en un ideal, por ejemplo en el ideal de la libertad, no se necesita nada más para obrar en su defensa”.

La historia de las relaciones entre moral (me refiero a la moral que nos quieren imponer las personas religiosas) y la cosa pública, nos muestra lo poco recomendable de esta asociación: ya he citado los ejemplos de las guerras de religión y de las cruzadas, pero también tenemos en España la terrible experiencia del Nacional-catolicismo. Sin más, pido al Cardenal-arzobispo de Sevilla que se retracte y se disculpe públicamente por ofender con sus declaraciones a las miles de personas que no comparten su código moral y que, sin embargo, estoy convencido de que no son lo peor del mundo.

20 abril 2008

OBJECION A LA FINANCIACION RELIGIOSA


Campaña de objeción a la financiación religiosa. Declaración IRFP

Ante la financiación "irregular" de la Iglesia Católica a través del 0,7, que además pretenden extender a otras confesiones, ONGs,... Granada Laica plantea una campaña de objeción a esta financiación. Con ella se pretende denunciar esta situación irregular, no participar de esa financiación, con una acción militante de cuantos ciudadanos y ciudadanas estamos en contra de que el Estado financie las confesiones religiosas.
¡ Es hora de pasar a la acción!
Esta campaña pretende objetar a esa financiación realizando una deducción por igual cuantía que se ingresaría en un FONDO POR LA LAICIDAD Y LA LIBERTAD DE CONCIENCIA, simila r a la Objeción fiscal a los gastos militares que funciona en España desde hace bastantes años.

En nuestra web puedes informarte de esta campaña.

http://www.laicismo.org/PHP/p_documento.php?id=3581


Difunde entre tus contactos

*****************************************************************************************

PROCESO A SEGUIR PARA REALIZAR ESTA CAMPAÑA DE OBJECIÓN FISCAL

A LA ASIGNACIÓN TRIBUTARIA


Proceso a seguir utilizando el programa PADRE:

  1. Hago mi declaración con el programa PADRE o me bajo los datos de la AEAT con la firma digital.
  2. Sumo las casillas 681 y 682. El resultado es mi cuota íntegra, que llamaré CI
  3. Calculo el 0,7% de CI. Lo llamo al resultado R, que vale lo siguiente R = 0,7*CI/100
  4. El resultado R, es lo que el Estado entregaría a la Conferencia Episcopal si marco la casilla de la Iglesia
  5. Para eliminar ese R de mis impuestos a pagar, lo pongo como retención en cualquiera de las casillas de 739 a 749. Y tacho el texto que figura en la casilla utilizada para poner el valor de R, y pongo "OBJECIÓN FISCAL A LOS GASTOS RELIGIOSOS"
  6. De esta manera, la cantidad R se suma a los impuestos que YA HE PAGADO, como las retenciones que se hacen directamente en la nómina.
  7. La cantidad R la dono a una asociación. En Granada Laica hemos creado un "Fondo por la Laicidad y la Libertad de Conciencia" que se nutriría con esos fondos y nos comprometemos a informar a todos los objetores de su destino, siempre en favor de campañas o acciones legales en defensa de la Laicidad o la Libertad de Conciencia El ingreso se haría a la cuenta bancaria de Caja Granada 2031 0006 89 0115415101 GRANADA LAICA. FONDO LAICIDAD
  8. En el futuro se tratará de que la gestión de este fondo se realice por todas las asociaciones implicadas en la campaña. También puede ingresarse en una asociación que esté relacionada con la lucha por el laicismo, los DD.HH., o similar, como por ejemplo, Europa Laica, Granada Laica, Amnistía Internacional, etc.
  9. Imprimo la declaración.
  10. Entrego la declaración, junto al justificante de haber realizado el ingreso a la asociación elegida, y junto a una cartita como la que figura más abajo.

Y ya está, Hacienda acepta esta Declaración y devuelve la cantidad total, incluido el importe desgravado como "Objeción Fiscal a la Asignación Tributaria" Por lo que al igual que los que marcan una x en la asignación tributaria, esta acción no tiene costo para el declarante, pues, hasta ahora, no sabemos lo que pueda pasar en el futuro, Hacienda devuelve el resultado que hemos puesto tras aplicar la deducción (R)



Proceso a seguir utilizando los datos fiscales que envía Hacienda, con el Borrador de Declaración, o la cita previa:

NO se puede utilizar la confirmación de Declaración.

Hay que o bien pasarlos a un impreso nuevo (los típicos sobres) o pedir los resultados en papel y modificar las casillas afectadas, tal como se explica en el proceso anterior. Es decir, añadir el resultado (R) en una casilla de las dedicadas a retenciones (740 a 749) y reajustar los resultados de las casillas siguientes: total de pagos a cuenta (750), Cuota diferencial (755), Resultado de la Declaración (760)

Así como actualizar el modelo 100 de ingreso o devolución


Si buscais en Internet "objecion fiscal a gastos militares", encontrareis explicaciones más detalladas, pues esta objeción lleva años en marcha, y hay mucho material en la red (parece ser que en esta objección se aplica el porcentaje a la cuota líquida en vez de la íntegra, pero en nuestro caso, como el 0,7% de la SICAR se aplica a la integra, hay que usar las casillas que yo he puesto: esto es un detalle menor ).

SEGUIMIENTO DE LA CAMPAÑA

Para poder hacer un adecuado seguimiento de la campaña se ruega comuniquen quienes la realicen. Si es posible con la cantidad objetada, lugar de residencia y datos de contacto para poder informarle del desarrollo del Fondo.

La comunicación puede realizarse a través de GRANADA LAICA


Apartado "ESCRÍBENOS" de nuestra web www.laicismo.org


correo electrónico: granadalaica@terra.es


correo ordinario: Granada Laica. San José Alta, 8 18010 Granada

Fax: 958 229797

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


CARTA MODELO PARA EL DELEGADO DE HACIENDA

Puedes descargarla en formato word en el archivo adjunto al final del documento


El abajo firmante, D. ______________________________________, NIF: ____________, con domicilio en la C/ ________________________, Nº______, de __________, C.P. _____, ante la campaña de Declaración del Impuesto sobre la Renta 2007, desea manifestar lo siguiente:

  1. Un año más llega el momento de realizar la Declaración de la Renta para Personas Físicas, para contribuir con este impuesto al mantenimiento de los servicios públicos del Estado.
  2. Como otros años, aparece en los formularios para la declaración una casilla, para que quienes lo deseen, detraigan de su cuota íntegra el 0,7% para destinarlo al presupuesto de la Conferencia Episcopal. El dinero así detraído no se dedica como el del resto de los contribuyentes, a servicios públicos sino a la promoción y mantenimiento de una confesión particular, en este caso la católica.
  3. Al detraerse de la cuota íntegra la cantidad citada, este mecanismo se convierte en una forma oculta de mantener la partida presupuestaria de "Mantenimiento del culto y clero", cuya vigencia explicita expiró hace décadas. O por el contrario, si se insiste en el carácter voluntario de la casilla, este mecanismo implica para los contribuyentes que la marquen, una deducción de impuestos del 100% de la cantidad transferida a la jerarquía de su confesión particular, a diferencia de lo que ocurre con las donaciones realizadas a otras entidades.
  4. Evidentemente no es esta la única contribución que el Estado realiza para el sostenimiento de la Iglesia católica y la difusión de su doctrina, sino que por el contrario es uno más, y no el mayor, de los capítulos dedicados a ello. Se añaden al mecanismo de la casilla, los salarios de los profesores de religión en todos los colegios públicos y concertados, los conciertos con Colegios, Institutos, etc, de ideario religioso, las exenciones de impuestos municipales y estatales, el mantenimiento de los templos, la cesión de terrenos municipales, etc, etc.
  5. Todo ello contradice el carácter aconfesional del Estado pues supone una clara intromisión de éste en cuestiones de religión o convicciones, al patrocinar la promoción de unas ideas o confesiones particulares.
  6. Por ello, como protesta contra los GASTOS RELIGIOSOS DEL ESTADO, y, de modo simbólico, he detraído de mi cuota íntegra un 0,7%, que asciende a un total de __,__€.
  7. Esta cantidad la he destinado al FONDO POR LA LAICIDAD Y LA LIBERTAD DE CONCIENCIA de la Asociación Granada Laica, para apoyar su lucha por la libertad de conciencia, por la separación del Estado y la(s) iglesia(s), y contra la discriminación por motivos de religión o convicciones. Le adjunto justificante del ingreso en dicha asociación.

Quisiera transmitirle nuestra reivindicación de que en campañas sucesivas se elimine de la Declaración, tanto la casilla de la Iglesia católica, como la de otros fines sociales, aunque sabemos que los planes del actual gobierno son que el número de casillas para la financiación de diversas confesiones se duplique o triplique, lo cual no elimina la intromisión del Estado en cuestiones de conciencia, sino que la incrementa.

En ________________ a de __________ de 2008





Fdo.______________________________


SR DELEGADO PROVINCIAL DE HACIENDA