22 mayo 2008

Campaña contra AENA y sus servicios religiosos







Respuesta del diputado Gabriel Elorriaga




"El Estado español no es laico sino aconfesional, por mandato constitucional. Considero que la actuación que describe encaja a la perfección con lo dispuesto en el artículo 16.3 de nuestra Carta Magna ("Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes publicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones"). Sinceramente, no veo como puede usted resultar discriminado por la oferta de un servicio religioso aunque no lo quiera utilizar.


Atentamente, Gabriel Elorriaga".





Señor Elorriaga:

Hasta el Papa Benedicto XVI ha alabado la "sana laicidad" del Estado, no la "sana aconfesionalidad". Las relaciones de cooperación que el Estado mantiene con la Iglesia católica se articulan y concretan a través de los acuerdos firmados por aquél y por la Santa Sede el 3 de enero de 1979. Estos acuerdos, sin entrar a valorar sin son o no discriminatorios, precisamente por el principio igualdad y de aconfesionalidad del Estado, han de considerarse como acuerdos de MÁXIMOS, puesto que de otra manera cualquier acto del Estado a favor de determinada confesión estaría permitido. Vd. sabe, además, que el Tribunal Constitucional ha utilizado la expresión "Estado laico" para describir nuestro ordenamiento constitucional.

Por lo tanto, anunciar misas a través de la megafonía de un aeropuerto perteneciente a la administración ha de considerarse prohibido, igual que lo es publicar los horarios de misa de un pueblo en el Boletín Oficial de la Provincia, ya que ni en ningún artículo de estos acuerdos, ni en la Ley de Libertad Religiosa, ni en ningún decreto o normativa se recoge esta actividad de "colaboración". ¿Quién ha decidido anunciar las misas? ¿Siguiendo qué decreto? ¿De motu proprio? ¿Y si esa persona fuera musulmana? ¿Podría anunciar los cinco rezos y marcar la dirección a la Meca? ¿Es acaso porque la mayoría de viajeros en Barajas es católico? ¿Está Vd. seguro? ¿Hay estadísticas? ¿Quién decide qué actos o reuniones de algunos particulares que se realizan en el aeropuerto se anuncien por la megafonía?

Con su defensa a ultranza de medidas conservadoras con respecto a la Iglesia Católica están Vds. alejando a muchos de sus votantes.

Esperamos que en su próximo congreso se atrevan Vds. a lidiar con cuestiones que les resultan molestas, como la eutanasia o el laicismo, pues de otra manera su partido estará siempre a la defensiva, oponiéndose a las propuestas de la izquierda, tanto cuando gobiernen, como cuando están en la oposición. Si van a hablar de liberalismo, hablen del liberalismo no sólo en lo económico sino también en lo social: y liberalismo en lo social es que el Estado se abstenga de promover o perseguir la difusión de ninguna doctrina religiosa o ideológica, ni el ejercicio de la misma dentro de los límites marcados por las leyes generales que nos afectan a todos.

Cordialmente, COMITE EJECUTIVO DE FIDA