16 octubre 2008

Manuel Azaña y la Cuestión Laica

No sé que hacemos nosotros..., pero en Montauban, dentro de unos días tratarán la figura de Manuel Azaña y la cuestión laica,  mientras aquí tenemos a los Obispos arrejuntando el laicismo al nazismo, y el resto ..



Más informacion en la Asociacion Presencia   Manuel Azaña



12 octubre 2008

EL Camino de Santiago y la Muerte

La muerte no es un hecho puntual que se realiza en un momento fugaz y preiso. La muerte se instala en nosotros desde el momento mismo en que vivios, y digamos que mientras vivimos a la misma vez vamos muriendo poco a poco.

Vivir es despedirse y no solamente de las cosas y de los otros, sino de uno mismo, vamos cambiando y evolucionando, tal vez por ese el Camino es la mejor representación de todo ello, porque morin es tan sencillo como desembocar  en el mar des este mundo denso.


Avanzamos gracias a aquello que dejamos y abandonamos detrás nuestro

La muerte en el Camino podría ser un buen trabajo para el paseo por el Camino de Santiago, pero si hay un lugar, o unas etapas donde la muerte está presente de forma omnipresente es a través de las etapas de Galicia, donde  la muerte se nos hace patente de mil y un formas.

Los viajeros, lo jacobitas, dan la espalda a esa muerte que está presente como el duplice cementerio de Sarria, junto al que se pasa, un cementerio clásico y el abierto , que está presidido por estas esculturas, por unos muertos vivientes, como son los presos.

Juego paradójico a la par de un monacato trinitario donde la muertes es experiencia y transformación

Juegos del amor eterno manifestado en lo cerrado y en lo abierto, simbología de un Camino que nos ofrece los mismo, a aquellos que  van detrás de la plegaria, del rezo o la promesa, y tambien a  quien va con la mente abierta y el corazón risueño.

La diversidad de los mundos estéticos funearios de multiplican a nuestro paso por el Camino en buca de la última luz allá en el Finis Terrae.

Cruces de un dios cruel, tierras en las cuales la religión ha mandado sobre tierras y hombres que se han visto amordazados  con el lazo cruel de la iglesia, que no ha dejado paso a las manifestaciones librepensadoras,  cuyas representaciones  son auténticas ausentes en el cortejo funebre del camino 
A veces cuando la muertes no está normalizada por la religión, encontramos los restos de la heterodoxia repartidos por las tierras sacrosantas del Camino.