13 febrero 2009

Ateos practicantes…

Publicado por profesionalesetica  el 8 Febrero 2009

En esta sociedad que nos ha tocado vivir se ha abierto la veda para atacar todas las creencias de las personas menos, la impuesta creencia en la in-creencia (lo cuál no deja de ser una contradicción en términos).

Todo esto no es casualidad, más al contrario se ha gestado durante décadas construyendo los cimientos de este nuevo contexto. Para la construcción del nuevo paradigma hay que demoler el anterior -como ha de hacerse para construcción un nuevo un edificio en el mismo lugar que existía otro- y luego llenar el solar baldío con la nueva edificación. Pero,…¿Cómo es el proceso?

Primero, como hemos dicho, hay que des-estructurar y para ello en lugar de negar principio a principio, lo cual sería una tarea larga y tediosa, se considera más eficaz, negar, de raíz, la propia existencia de los principios. Así, de golpe y de un tirón, se introduce en la mente de las gentes que no existen principios absolutos, salvo éste, el de la no existencia de principios y de este modo, acaban demoliendo los pilares estructurales de nuestra vida.

Como paso siguiente en esa senda, y con el terreno preparado, surge de manera natural y espontánea, el sincretismo para el que todo cabe. Una cosa y la contraria pueden ser verdad según estos ingenieros de almas. Por cierto, vistiendo y vendiendo, de modo cínico, el sincretismo como tolerancia.

Por último, pasan a la fase de la construcción del nuevo edificio, de la “creencia” en el “laicismo” que la imponen a machamartillo.

…. Y todo ello, ¿Par qué?. ¿Para qué pasar del “vive y deja vivir” al apostolado positivo y coordinado de la imposición del laicismo?. Pues muy claro, esta imposición es sumamente útil para generar un hombre cercenado de vida, de intereses trascendentes y, en definitiva, cercenado de la esencia de su ser; un hombre que pasaría a constituirse en componente de masa gregaria sin ningún escrúpulo. Masas que asumen, sin el más sentido crítico, los “dogmas” de la nueva “religión” llamada laicismo, donde el dios es el estado y el poder, encarnado en el gobernante, dispensador de bondades y maldades, dispensador de vida o muerte, administrador de vidas ajenas, donde éste, se alza en dueño y señor de la vida de los otros, perdiendo éstos la libertad.

Los apóstoles del nuevo credo no paran, son tenaces en su empeño, insisten, publicitan la creencia en la in-creencia de todas las maneras, a corto y a largo plazo. En el largo plazo, imponen su laicismo, de modo magistral, con los medios de comunicación, las productoras de contenidos de series televisivas, y a través de la escuela. En el corto plazo, hay multitud de campañas publicitarias que nos graban con la persistencia de un diapasón los dogmas del nuevo credo.

A ellos, sólo les pedimos una cosa que vivan y nos dejen vivir y a ustedes que disfruten de la vida y dejen de preocuparse, precisamente porque Dios existe.

Inmaculada Sánchez Ramos

(Artículo publicado en www.diarioya.es)

No hay comentarios: